logo logo

El Síndrome de Phoenix


Warning: Illegal string offset 'disable_postoptin_global' in /home4/charlyaz/public_html/ajedrezdeentrenamiento.com/wp-content/plugins/premium-list-magnet/plm.php on line 1223
Phoenix Downtown Skyline

Phoenix Downtown Skyline

- Si el cuerpo me pide ron… ron le doy. Si el cuerpo me pide baile… baile le doy. Si el cuerpo me pide sexo… sexo le doy. Si el cuerpo me pide trabajo… no, no, al cuerpo no se le deben dar todos los gustos.

Chiste popular latino.

Introducción número uno:

Hace unos días recibí un email de un lector:

Hola Charlyaz (Charlyaz es mi nick en Chess.com),

Quisiera saber si existe alguna manera de estudiar ajedrez que no parezca tan enredada. Hay miles de libros y métodos de estudiar aperturas, el medio juego, finales, táctica, estrategia… ¿es que no hay nada simple? Es frustrante. He desistido de estudiar…”

Y le respondí:

Ah, mi amigo, tú, como muchos, estás sufriendo del Síndrome de Phoenix

Introducción número dos:

Hasta hace 30 minutos estaba escribiendo un artículo para este espacio acerca de cómo se debe estudiar las aperturas, cuando me sentí abrumado con toda la información recopilada; tratando de acoplar mi experiencia con la de grandes maestros me sentí totalmente perdido. El deber me decía que continuara, sin emabargo el cuerpo me pedía salir de la casa, ver una peli, no sé, hacer algo distinto, en vez de dedicarme a algo tan complicado.

Y de repente, me di cuenta: “ah, el Síndrome de Phoenix!”

Y no, no estoy hablando del ave que revive de sus cenizas. Me refiero al Downtown de la ciudad Phoenix, Arizona.

¿Y qué tiene que ver  Phoenix downtown con el ajedrez?, se preguntarán ustedes. La verdad, para ser honesto, no mucho. Pero tiene que ver con mi manera de ver la vida y encontrarle paralelos a las cosas; lo hago con las canciones, con lo que leo y veo, con las experiencias de vida. Esopo lo hizo con los animales, y salvando las distancias, lo hare aquí con el ajedrez.

Cómo se le cambia el nombre a una variante de la procrastinación.

New York New York

New York skyline, desde el otro lado del Hudson

Hace cuestión de un  año exactamente me embarque en una aventura y atravesé manejando Estados Unidos en un magnífico viaje de seis días. No contaré el viaje, sólo el primer día de llegar a Phoenix, Arizona. No entré al downtown, lo vi desde lejos, un bulto de rascacielos que me imaginé compacto, y lleno de gente avanzando a codazos como en el New York que había dejado atrás. “Lo tengo que visitar”, me dije. Y así me lo dije cada vez que veía el bulto de edificios desde la autopista, sobre todo de noche, cuando las luces hacen del conjunto especialmente hermoso.

No lo hice hasta seis meses después. Por múltiples razones, nunca lo hice antes, pero unas de ellas eran: “me voy a perder”, o “seguro que el parking debe ser carísimo, si es que lo hay”, y cosas así. Siempre una razón distinta, pero la principal era que quería evitar el abrumarme en una ciudad de supuestas dimensiones masivas y desconocida para mí.

El día que entre por primera vez al downtown, obligado por circunstancias que no vienen al caso, fue una decepción inmensa. Desde lejos los edificios me parecían cual New York, pero cuando estas dentro del mismo, no hay tal abarrotamiento; mucho menos no había tanta gente, era casi el mediodía, y apenas habían unas cuantas almas desoladas, algún que otro auto, y de vez en cuando un tranvía rompía la monotonía recorriendo el centro de ciudad. Me sentí tan estafado que sólo varios meses después pude disfrutar de algunos de los lugares que Phoenix tiene para ofrecer.

¿Pero saben qué? La culpa no era de nadie, sólo mía.

Para vencer el síndrome sólo hay que escribir la letra A

Procastinados del Mundo, Unios! (Tomorrow)

Procastinados del Mundo, Uníos! (Mañana)

Por la misma época ya tenía decidido echar este proyecto “pa’lante” pero cada vez que investigaba mas sobre cómo hacerlo me ofuscaba sobre los detalles técnicos: comprar el nombre del dominio, aprender a usar la plataforma WordPress, diseñar un logo, la estructura del sitio, el contenido,  los plugins a usar… aghhh! Tantos detalles nimios a atender eran tan sofocantes que en cierto momento pensé abandonar el proyecto. Por suerte no lo hice, y me puse manos a la obra. Y descubrí algo sorprendente.

Cuando estas ocupado haciendo algo de tu interés todo es más fácil que cuando estás pensando en hacerlo. Es naturaleza humana. Me parece que es una variante de la procrastinacion (No sé qué dirán los psicólogos), pero nunca pensé en esos términos, y lo nombré al instante “El síndrome de Phoenix”:

Nada parece tan complicado de hacer que cuando no lo estás haciendo.

Para vencer el síndrome solo hay que escribir la A, que la B vendrá por sí sola.

O, en nuestro caso, 1.e4, y c5 le seguirá. ¿Que tienes que estudiar 20 jugadas teóricas? ¿Que los finales son pesados de estudiar? ¿Que los planes de los grandes maestros te parecen complicados? Todo eso pudiera ser cierto ¿Y QUÉ?

Y tú, ¿Qué vas a hacer?

Y sé a ciencia cierta que hay muchos aquí que disfrutan el juego del ajedrez, pero sin embargo ponen los ojos en blanco cuando se les habla de estudiar y entrenar. Piensan que es muy complicado, que gastarán inútilmente mucho tiempo de sus vidas…  pero mientras tanto, siguen jugando con poca fortuna (en la mayoría de los casos) y lo peor, sin esperanzas de mejorar.

¿Estas tú entre estos casos? ¿Padeces del síndrome de Phoenix? Y si tu respuesta es afirmativa, ¿qué vas a hacer al respecto?

En mi caso, continuaré escribiendo el artículo sobre el estudio de las aperturas. Si me parece difícil escribir la B, pues imprimiré la C. Un paso después del otro. No puede ser tan complicado.

***

Si piensas que este artículo que acabas de leer te ha ayudado en algo, haz clic en los botones de Facebook o algún otro, y permite que otros puedan leerlo.

Ad Majorem Caissa Gloriam!

Si le gustó lo que acaba de leer...

Entonces únase a nuestra comunidad de casi 9 Mil ajedrecistas :)

Y recibirá además un paquete de ejercicios para su mejorar su ajedrez.
bottom


6 Responses to “El Síndrome de Phoenix”

  1. David Tkalecz says:

    Y si yo sabia que sufria de algun síndrome jajaja. Dicho sea de paso tengo un problema y por el cual voy a consultar con una sicologa deportiva: Resulta que estoy mejorando dramáticamente mi nivel de juego y eso me asusta me da miedo llegar a un techo insuperable o vértigo o lo que sea y el no poder superarlo no me deja disfrutar de este juego. Pero la escribir la A para mi es poder compartir mi dificultad. Saludos y gracias por el articulo.

  2. David Tkalecz says:

    Ah y gracias por el nombre del problema pues encontre informacion interesante en los siguientes links:
    http://thinkwasabi.com/2009/04/como-vencer-procrastinacion/

    y

    http://canasto.es/2007/08/combatir-procrastinacion/

    que me pusieron las pilas es mas pienso imprimirme algunos consejos y ponerlos en practica. Saludos

  3. Ragamowski says:

    Hola!! Recién empecé a querer profundizar un poco en este mundo y mejorar mi juego y zás, encontré tu artículo que me viene como anillo al dedo, jejeje, qué acertado!!!
    Me está gustando lo que voy leyendo en tu sitio, te seguiré de cerca (de lejos físicamente, pues estoy al otro lado del charco :P ) y gracias por compartir tu sapiencia y experiencia.

    Un saludo hermano.

  4. German Spata says:

    Excelente.

  5. Rafael says:

    Muy interesante el artículo!

  6. trustOnme says:

    Hola me parese interesante lo que escribes el dia de hoy me pase leyendo un poco de la entrevista a judit polgar, la entrevista al “tigre de madras”, lo de analizar las partidas, etc. y me parecen articulos muy interesantes especialmente las biografias de grandes jugadores como anand o kramnik o de lasker uno se queda con las ganas de leer un poquito mas pero de todas formas muy entusiasmado con este mundo del ajedrez.

Leave a Reply

bottom