logo logo

Un almuerzo con Gorbachov


Warning: Illegal string offset 'disable_postoptin_global' in /home4/charlyaz/public_html/ajedrezdeentrenamiento.com/wp-content/plugins/premium-list-magnet/plm.php on line 1223

WGM Natalia Pogonina

*

*

Entrevista realizada por el Gran Maestro Vladislav Tkachiev. Fotos por Irina Stepaniuk

*

Conmoción y pavor- esa es quizás como describiría nuestro estado cuando supimos de la posibilidad de reunirnos con el último presidente de la URSS y Premio Nobel de la Paz Mijaíl Gorbachov. Resulta que además de haber gastado tantos años en la defensa de los principios morales en política, también le gusta el ajedrez; sabiendo esto, nos apuramos tan rápido como pudimos a su casa en los suburbios de Moscú. Por supuesto, es casi imposible obtener una entrevista con él en su hogar, pero la suerte, esa gema tan poco frecuente entre los periodistas, vino en nuestra ayuda: Gorbachov es amigo del presidente de la FIDE Kirsan Ilyumzhinov por muchos años, y este nos ayudó a penetrar en el sagrado lugar.

Gorbachov en la mesa

"...les recomiendo la mermelada de grosella. La hacemos nosotros mismos”

Me apresuro a desilusionar los aficionados de los sensacionalismos –resulta que el antiguo líder del enorme imperio de la URSS es muy modesto en su vida diaria- la casa, aunque espaciosa, conserva el viejo estilo de la clase dirigente soviética, así como los muebles. No había adornos, pero el personal era amable y sonriente, y en todo había una ligera reminiscencia de lo que podía haber sido el set de una puesta en escena de “El jardín de los cerezos”. Quizás fue el soldado saludándonos al entrar fue lo que nos hizo recordar que estábamos en presencia del antiguo Comandante en Jefe de la armada soviética.

Lo primero que se capta cuando entras es como la amada memoria de la difunta esposa de Mijaíl Sergueyevich es preservada. En el lugar más visible de cada habitación se puede encontrar un retrato de Raisa Maximovna, al igual que algunos suvenires, baratijas de recuerdo que compraron juntos. En la conversación que siguió, pude notar el que Gorbachov la mencionó ocho veces, y había la impresión de que ella nunca había dejado la casa.

Y he aquí que él estaba sentado frente a nosotros. Por supuesto, había envejecido, y recientemente sufrió una operación en su espalda; ¡pero si pudieran haber visto el brillo de sus ojos!

“Muchachos”, nos dijo, “tomen asiento, y coman sin pena de lo que haya en la mesa”. Aquí, una vez más, tengo que desilusionar algunos, pero alegrar, espero, a la mayoría: no había trufas de Perpignan, langostas canadienses u ostras de España. La mesa estaba preparada con lo que es usual para todo ciudadano ruso, patatas, borsch (sopa tradicional rusa compuesta de vegetales y carne) y pepinillos, todo un indicio claro –y reforzado con su inimitable acento- de la hospitalizad enraizada en sus orígenes del sur de Rusia. Bueno, también había algo que es familiar de la literatura clásica rusa: “pero les recomiendo la mermelada de grosella. La hacemos nosotros mismos”

Gorbachov en la mesa 2

"La mesa estaba preparada con lo que es usual para todo ciudadano ruso, patatas, borsch (sopa tradicional rusa compuesta de vegetales y carne) y pepinillos, todo un indicio claro –y reforzado con su inimitable acento- de la hospitalizad enraizada en sus orígenes del sur de Rusia"

Entramos en conversación. Fue, precisamente, por supuesto, entre Gorbachov e Ilyumzhinov; para nosotros, que esperábamos la entrevista, fue interesante simplemente sentarnos y escuchar. Aunque debemos decir que Gorbachov tiene una manera encantadora de dirigirse a todos al mismo tiempo, sin distinguir entre rangos dentro de la audiencia. También tienes la sensación de que no le es muy placentero hablar de problemas actuales, y sus pensamientos se pierden a menudo en sucesos pasados, históricos e importantes.

En algún punto, en medio de la animada conversación, él dijo casi inesperadamente: “sin embargo, tengo una muy buena opinión de Lenin. Leí una gran cantidad de documentos cuando era secretario general; ¡él fue un gran hombre!” No escuchando una opinión ni positiva ni negativa como respuesta, el inmediatamente agregó: “Kirsan, deberías estar de acuerdo conmigo. Después de todo, Lenin tiene raíces en Kalmykia!” Eso me hizo pensar que a pesar haber dejado la política, él todavía sabe exactamente como ganarse la gente.

Casi al final del festín, Gorbachov terminó la conversación sobre política abruptamente: “¡Y Stalin fue un matón!” Y lamenté que Alexander Grischuk no estaba ahí, porque lo más probable era que podíamos tener una bomba periodística en nuestras manos, pero era tiempo ya para lo que realmente estábamos allí: ajedrez.

Gorbachov y Kirsan

Proveímos de un tablero y un reloj, y Kirsan y Gorbachov comenzaron a jugar.

Proveímos de un tablero y un reloj, y Kirsan y Gorbachov comenzaron a jugar.

El poder de nuestro arte es realmente mágico. Apenas el juego comenzó todo alrededor dejó de existir para el hombre de 80 años. Solamente apartó la atención del tablero para inducir a su oponente a rendirse, entre otras bromas.

La tensión creció. El presidente de la FIDE estaba obstinado en no rendirse, (aunque es probable que no estaba jugando al máximo de su fuerza), cuando después de unos 15 minutos de haber comenzado la partida, los contendientes decidieron aplazar la partida. En la posición final “Gorby” pudo haber declarado jaque mate en una, pero obstinadamente decidió no hacerlo. El detalle probablemente dirá un montón acerca de él, si no es que todo.

Y entonces, finalmente, la razón de nuestra visita: una entrevista ajedrecística. Aquí está, con algunos pequeños arreglos de edición.

Vladimir Tkachiev: Mijaíl Sergueyevich, ¿podría decirnos acerca del ajedrez en su vida?

Gorbachov

"...a nuestra familia no les gustaba para nada que nosotros nos escondiéramos por ahí para jugar ajedrez sin parar"

Mijail Gorbachov: en mi juventud fue un simple pasatiempo. Era la guerra en 1942, y nuestro ejército estaba en retirada, con muchos refugiados moviéndose desde el este al oeste. Esto incluyó a nuestra familia, que vino de Salsk, cerca de Rostov. Nosotros éramos tres amigos en la villa de Privolnoe, cerca de Stávropol: Fyodor Reshenko, Viktor Legkich y yo. Viktor, nacido en 1930 (él todavía vive) jugaba ajedrez muy bien. La primera cosa que comenzamos a hacer, fue tallar piezas en madera. Viktor nos explicó que era cada pieza, y las reglas del juego, y comenzamos a jugar. Y lo impensable comenzó a suceder, molestando a mi mama y al resto de mi familia: había una enorme cantidad de obligaciones en una casa de campo, animales, el jardín, traer el agua, y a nuestra familia no les gustaba para nada que nosotros nos escondiéramos por ahí para jugar sin parar. Así sucedió durante mucho tiempo, probablemente durante cinco años, porque también jugué después de la guerra. Solamente dejé de hacerlo cuando entré en la universidad, y mis estudios comenzaron a tomar mucho de mi tiempo.

VT: ¿Alguna vez jugo ajedrez con alguien, con la cual estaba en negociaciones?

MG: No, no juego con nadie, sólo ahora. Seguí el camino de Lenin. Después de regresar del Capri él nunca se rindió. El ajedrez demanda una gran cantidad de tiempo, aunque dicen que Lenin jugaba extremadamente bien.

V.T.: ¿Y usted concuerda con la frase de Lenin: “el ajedrez es la gimnástica de la mente”?

M.G.: ¿Y él dijo realmente eso?

Asistente de Gorbachov: “Ese fue Suvorov”.

Posición final

"En la posición final “Gorby” pudo haber declarado jaque mate en una, pero obstinadamente decidió no hacerlo. El detalle probablemente dirá un montón acerca de él, si no es que todo"

M.G.: sucede que nuestros líderes tomaron la frase y la convirtieron en suya. El ajedrez, desde mi punto de vista, es realmente el mejor pasatiempo. Boldin (quien dirigía la oficina del presidente soviético), Kryuchov (el presidente del KGB), y Yakovlev (un miembro del politburó) se reunían a menudo en la tarde para jugar en el comité central. Ahí tienes: esas sesiones de ajedrez terminaron en un golpe, significando que el ajedrez fue la tapadera de sus verdaderas intenciones.

V.T.: ¿Y nunca le ha parecido a usted que hay un gran número de paralelismos entre la política y el ajedrez?

M.G.: Pienso que es cierto, sin dudas. Antes de tomar cada decisión deberías ser capaz de visualizar cinco o diez jugadas por adelantado, o si no no es política. Es una cosa cuando hay una confrontación cara a cara y todo es claro, pero usualmente tienes que calcular las consecuencias de esta o aquella decisión política, que resultados habrán implementándola.

Esta es una cara del proceso; la otra es que soy una persona muy consciente por naturaleza, y cuando tomo una decisión estoy siempre atormentado por mi consciencia. Eso siempre estuvo en primer plano.

V.T.: usted se convirtió en Secretario General precisamente cuando la gran rivalidad entre Karpov y Kasparov estaba comenzando. ¿Tenía usted algún favorito?

Gorbachov 2

"Pero eso no es bueno, especialmente cuando se trata de alguien más viejo que usted"

M.G.: siempre permanecí del lado de Kasparov (EN EL ORIGINAL, EN VEZ DE KARPAROV ESTABA EL NOMBRE DE KARPOV, LO CUAL NO TIENE MUCHO SENTIDO SI SE SIGUE LA CONVERSACIÓN CON CUIDADO). De verdad no sé por qué. Después de todo, no jugaba mucho ajedrez en ese tiempo. Por supuesto, hubiera sido inmoral de mi parte hacer algo en contra de Karpov- él es un hombre talentoso. Muy talentoso, y puedo ver que su juicio en política son también muy lógicas.

V.T.: Tengo curiosidad por saber: ¿Cuál es su opinión acerca de las posiciones políticas de Kasparov ahora?

M.G.: bueno, él es muy radical, desde mi punto de vista. La derecha radical.

V.T.: ¿No concuerda con anda de lo que él dice?

M.G.: Para ser honesto, no puedo juzgar su ideología o la posición que él sostiene ahora pues no las he revisado bien. Sé sobre otros, pero no acerca de las de él. Pero ellos, Karpov y Kasparov, han creado nuevas organizaciones juntos en un par de ocasiones, lo que me hace pensar: ¿Cómo pueden ellos unirse, si son tan diferentes? En Ajedrez pueden ganar juntos un torneo, ¿pero en lo anterior? Aunque eso también es un torneo. Pero es suficiente, habíamos acordado en una pregunta y tú has hecho diez.

V.T.: No voy a ocultar el hecho que estaba tratando de jugarle un ardid.

M.G.: Pero eso no es bueno, especialmente cuando se trata de alguien más viejo que usted. ¿Qué edad tienes?

V.Т.: 37.

M.G.: Sería bueno tener esa edad. ¿Y usted? (dirigiéndose a la fotógrafa, Irina Stepaniuk)

I.S.: 27.

M.G.: Tres veces 27 ¿serán qué? 81 exacto, ¿verdad? Entonces podría empezar a gritarles y no olvidarlo. Después de todo, de la manera que los jóvenes se comportan ahora es difícil detenerlos. Por cierto, desde mi punto de vista, debido a la vorágine de los 90’, los jóvenes salieron cínicos. Mientras tanto, la generación de ahora….

V.T.: ¿Por qué usted piensa que fue así?

M.G.: Bueno, es lo que yo pienso, eso es todo.

Gorbachov y Kirsan 2

"...nuestro hospitalario anfitrión nos acompañó a la puerta y nos dio un cálido adiós a cada uno de nosotros"

Quizás mi última pregunta no fue muy exitosa, pero con eso la entrevista se terminó. Tomar algunas fotos conmemorativas tomó algunos minutos más, después de lo cual nuestro hospitalario nos acompañó a la puerta y nos dio un cálido adiós a cada uno de nosotros. Yéndonos, le dije a Mijaíl Sergueyevich que había sido un gran honor para mí; parece que él estuvo muy contento de oírlo.

Luego, la vieja puerta soviética se cerró detrás de nosotros.

 

 

 

 

 

 

La ironía del Destino

La ironía del Destino.

*

Entrevista originalmente publicada en inglés en WhyChess.org

Hey, ayuda a este blog! Sólo haz click en el “Like” de Facebook o envíaselo a un amigo por email con la herramienta “Share”. Gracias!

Si le gustó lo que acaba de leer...

Entonces únase a nuestra comunidad de casi 9 Mil ajedrecistas :)

Y recibirá además un paquete de ejercicios para su mejorar su ajedrez.
bottom


2 Responses to “Un almuerzo con Gorbachov”

  1. David Tkalecz says:

    Me resulto muy interesante la entrevista, me deja pensando en los limites que tiene nuestro juego para interpretar la realidad. Y que estan bien porque no deja de ser un juego que “imita la vida” pero no la interpreta tal cual.
    Interesante aporte para los que creemos que el ajedrez como juego aporta a los niños las primeras nociones del respeto a las leyes. Y también otro aporte a los que pensamos que los grandes estadistas llevan su pasión hasta afuera del ámbito político y lo vuelcan en el ajedrez, un juego ideal para que la mente pruebe lo que el espíritu desea.

Leave a Reply

bottom